El Nacimiento del Mito

 

INDIANA JONES Y LA ÚLTIMA CRUZADA

El próximo destino de Harrison Ford lo sabía desde hacía tiempo. Un tal Steven Spielberg había aprobado las localizaciones propuestas en España (en el desierto de Almería). El guión, debído a Jeffrey Boam (La zona muerta, de David Cronenberg), tenía las suficientes novedades como para estar seguros de que fuera una historia interesante. El presupuesto del film (30 millones de dólares) prometía contribuir a igualar, al menos, la espectacularidad de las dos anteriores películas. Porque…  Indiana Jones estaba de vuelta y ahora venía con su papá.

"España tiene el mejor plató del mundo para Hollywood", dijo Spielberg, poco antes de iniciar el rodaje. Pero, desgraciadamente, esta autorizada opinión no repercutió en un masivo aumento de las producciones de Hollywood filmadas en territorio Español. Precisamente en Almería comenzó el rodaje del film el 16 de mayo de 1988. Indiana Jones y la Última Cruzada (Indiana Jones and the Last Crusade, 1989) pretendía ser la más ambiciosa de las películas sobre Indiana Jones, al tiempo que Spielberg intentaba recuperar el espíritu de En busca del Arca Perdida, pues Indiana Jones en el templo maldito supuso un excesivo alejamiento de lo que quería George Lucas al idear el héroe por antonomasia del cine moderno.

Steven y River PhoenixQuizá allanando el camino para futuros proyectos que vendrían, la entradilla del principio de la película se remontaría a los tiempos de un juvenil Indiana, aquí interpretado con pasmosa habilidad por quien sin duda fue el mejor actor de su generación, River Phoenix, capaz de calcar todos los gestos y manierismos de Harrison Ford en su breve encarnación del personaje como juvenil boy-scout muy modesto ("se han perdido todos menos yo") a las continuas broncas con papá Henry por llamarlo "Junior", la película acaba por revelar el guiño que sólo los cinéfilos conocían: "Indiana" se llama así en honor al perro malamute de George Lucas (y que inspiró también a Chewbacca).

La entrega ¿final? de la trilogía, jugaría ya desde el principio con los temas y tópicos que el mismo personaje habían propuesto, desde la dilación en la presentación del héroe y su afortunada confusión con el saqueador "Fedora", de quien hereda el sombrero y quién sabe si la actitud, hasta la explicación de algún elemento biográfico como el primer uso del látigo, la anécdota de la cicatriz en la barbilla o la fobia a las serpientes.

Sean Connery como el Dr. Henry JonesHarrison Ford iba a tener esta vez la ayuda de Sean Connery, un actor con el que, indirectamente, guardaba muchos puntos en común. Como ya sabemos, Spielberg siempre ha sido un admirador de la serie Bond y de Sean Connery, el mejor 007 de todos los tiempos y una gran estrella del cine de Hollywood, que se ha mantenido en la cima desde que en 1962 interpretara Agente 007 contra el doctor No, de Terence Young. En 1988, Sean Connery acababa de recibir un merecido Oscar al mejor actor secundario por Los Intocables de Elliot Ness, de Brian DePalma. El cometido de Connery en Indiana Jones y la última cruzada sería el del Doctor Henry Jones, padre de Indiana y reconocida eminencia en el campo de la literatura medieval, que ha estado toda su vida obsesionado con un objeto de no menos resonancia bíblica que el Arca de la alianza de la primera película de la serie. Para Indiana Jones y la última cruzada también se recuperaba a Denholm Elliott, en el papel de Marcus Brody, el director de la facultad donde da clases Indiana Jones y su padre Henry Jones. Con la aparición de Elliot y también la de Sallah, interpretado por John Rhys-Davies, se quería completar la mencionada vuelta a las raíces que esta tercera parte quería suponer.

La gran baza de esta nueva película está en la química desarrollada entre Harrison Ford y Sean Connery, cerrando sin duda el círculo que faltaba para reconocer que el arqueólogo aventurero era hijo natural de James Bond. Entre los dos existe esa chispa tan difícil de alcanzar en una relación cinematográfica (Spielberg remite a Paul Newman y Robert Redford en Dos hombres y un destino o El golpe para definir la relación entre Connery y Ford.). Ambos son tercos, obstinados y pretenciosos. Connery es un cabezota escocés y Ford un cabezota americano. El viejo tema del enfrentamiento padre e hijo casi supondría el centro de la película, si no estuviera sazonada de trepidantes aventuras que alivian, la parte emocional de la historia.

Mención aparte merece la chica de la película, la doctora Elsa Schneider, interpretada por la bella irlandesa Alison Doody. La rubia austríaca que encarna será una mujer dura, diametralmente opuesta de Willie Scott (aunque también Indy tenga que rescatarla alguna que otra vez), y más en la línea de la dureza de Marion Ravenwood. La gran innovación es que la doctora Schneider es una prolongación de René Belloq, una arqueóloga vendida al sistema nazi para conseguir sus propios fines y que, al contrario de Indy, será incapaz de decidir entre su vida y su ambición en las escenas finales.

Este film encantador se estrenó en mayo de 1989 y recaudó una cantidad muy parecida a la de En busca del Arca Perdida, unos 15.000 millones de pesetas, sólo en Estados Unidos. Un único Oscar a los mejores efectos de sonido fue el pobre bagaje que logró una película que merecía mucho más. Era, de cualquier modo, la confirmación plena de un héroe que había sabido como ninguno en los años 80 llegar al corazón de millones de personas en todo el mundo.

 

LAS AVENTURAS DEL JOVEN INDIANA JONES

 

Harrison Ford en Música y GángstersOnce años después de la presentación del personaje, Indiana Jones se vio a la vez rejuvenecido y envejecido para su trasvase a la televisión. The Young Indiana Jones Chronicles (1992) partiría de una pasión por la historia y el loable deseo de George Lucas de hacer una serie didáctica con el siglo veinte como hilo conductor, presentando a Indiana Jones en tres aspectos de su vida: el anciano de 93 años interpretado por George Hall, quien armado de sombrero y parche introducirá el flashback donde hayamos la lección ética o histórica a narrar. El Indy niño, con 9 años, sería interpretado por Corey Carrier. Por fin, el plato fuerte de las "crónicas" quedaría entregado a la eficacísima labor del joven Sean Patrick Flanery, quien hereda un papel imaginado sin duda para el desaparecido River Phoenix. Como dato anecdótico, Harrison Ford colaboró en el episodio veinte de la teleserie (Música y Gángsters).

Sean Patrick Flanery como IndyTras la presentación de rigor del Indy anciano, las historias se dividirán en aventuras iniáticas casi siempre. Las protagonizadas por Indy niño poco a poco irían desapareciendo de escena, hasta centrarse casi en exclusiva en las peripecias del Indy adolescente y sus hazañas en la Primera Guerra Mundial, de soldado a espía a intérprete y siempre como superviviente, bajo el ubicuo seudónimo de Henri Defence.

Indy muestra en su peripecia vital la sorprendente habilidad de haber estado en el momento oportuno con las personas más importantes de la historia del siglo XX, como Lawrence de Arabia, Sigmund Freud, Norman Rockwell, Theodore Roosevelt, Picasso, De Gaulle, Mata Hari, Pancho Villa, Sean O´Casey, Albert Schweitzer, Kafka, Elliot Ness, Louis Armstrong, Al Capone, el Barón Rojo, Ho Chi Mihn, John Ford o Robert Graves... por nombrar sólo unos cuantos.

Es una serie difícil, rodada en más de quince países. Tal vez sin el reclamo publicitario de Indiana Jones la serie, honradísima y con una claridad de ideas que acabarán por convertirla en culto, habría tenido menos eco pero mejor futuro.

 

INDIANA JONES 4

 

Deste el estreno y apoteósico exito de Indiana Jones y la Última Cruzada han estado siempre presentes los rumores de una nueva aventura del arqueólogo, sobre todo por las constantes declaraciones de Lucas, Spielberg y Ford de que les gustaría volver hacer una nueva película de la saga. Pero desde entonces ha habido numerosos problemas que han parado el proyecto hasta nuestras fechas. Las apretadísimas agendas de Lucas (se implicó de lleno con la serie del Joven Indy y después con la nueva trilogía de Star Wars), de Spielberg con proyecto tras proyecto al igual que Ford, y los repentidos problemas con el nuevo guión. Durante los años noventa salieron varios rumores de posibles guiones y varios guionistas, el que más fuerte sonó sobre el 2000 fue el director M. Night Shyamalan (El Sexto sentido, Señales).

Ya en el 2002 Spielberg anunciaba de forma oficial la completa implicación en el proyecto de Indy4. Lucas, Spielberg y Ford ajustaron sus fechas de proyectos para dejar espacio para rodar la nueva aventura. Contrataron a Frank Darabont para escribir el guión basándose en la historia de George Lucas y anunciaron el estreno de Indy4 para el 2005. A principios del 2004 Frank termina el guión, a Spielberg le gustó, pero a Lucas no terminó de convencerle, por este motivo se ha retrasado por el momento un año más, hasta que se reescriba el nuevo guión por parte del actual guionista Jeff Nathanson y guste a los tres implicados. Lucas está ahora metido de lleno en su Episodio 3 de Star Wars, Spielberg tiene varios proyectos entre manos y Ford ya prepara nuevos rodajes, aunque los tres reconocen no dejar de lado a Indy4.

 

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es