Steven Spielberg

 

Steven Spielberg

"Indiana Jones y el Templo Maldito, sorprendentemente es la película de la trilogía que más significa para mí... porque conocí a mi mujer, Kate Capshaw. Es la que menos me gusta de las tres, pero es la que más me toca a nivel personal: de ella salieron un largo romance y seis niños. Pero como película, mi preferida es En busca de Arca perdida."

 

Cinncinnati, Ohio.

18 - 12 - 1947

Hijo de un ingeniero que casi nunca estaba en casa, se crió casi totalmente junto a su madre (una antigua concertista de piano) y sus tres hermanas, un universo femenino que amplificó la introvertida capacidad de ensoñación del chaval. Pero no se trataba de un bicho raro, de alguien retraído: el pequeño Steven tenía una vida escolar igual de sana y llena de amigos que sus compañeros, lo que pasa es que, antes que otros juegos, él prefería otros hobbies más caseros, aunque sí que salía de casa para acudir al cine, el cual (junto a la televisión, que siempre se ha mirado con irónico amor, véase Poltergeist) se convierte en su válvula de escape. Con muy poca edad, y acompañado por su progenitor, asiste a la visión de El mayor espectáculo del mundo, espectacular film de Cecil B. DeMille, verdadero punto de inicio de su obsesión por ser director.

Con 12 años (y con su familia, que había cambiado Cincinnati por Nueva Jersey y Phoenix) consigue conmover a su familia y hacerse con la cámara que inmortalizaba los eventos del clan. Con el dinero de papá, sus trabajos limpiando jardines a vecinos, y cobrando una entrada después a sus primerizas audiencias, se lanza a una auténtica ordalía de cortometrajes: westerns, films de guerra donde reclutó a sus compañeros de instituto (los repelentes miembros del equipo de rugby obtuvieron el papel de oficiales nazis), terror, aventuras... Spielberg en estado puro, sobre todo porque, aparte de las referencias que cualquier cinéfilo tendría y utilizaría, ya puso en evidencia su obsesión por la enfatización de los detalles mediante el encuadre o los movimientos de cámara. comenzó a rodar sus primeros cortometrajes en super 8 m/m y luego en 16 m/m. A los trece años había rodado y montado ya una película de larga duración, "Scape to Nowhere", cuyos actores fueron los miembros de su propia familia.

El patio de su casa y su colegio se hicieron pequeños para él, así que lo lógico fue estudiar cine en la prestigiosa Universidad de California, pero, al contrario de los Coppola, Lucas o Milius (tres de sus amigos más íntimos, amén de colaboradores) que se habían graduado allí, Spielberg no consiguió notas demasiado altas para pasar a cursos de posgraduado. No hizo falta: su mejor carta de presentación en la industria tuvo el aspecto de un corto, el mítico (por evidentes razones) Amblin: 26 minutos que costaron 15.000 dólares (15.000 euros) a su amigo Dennis Hoffman. Spielberg tenía 18 años, una pequeña joya en celuloide, y varios festivales (Atlanta, Venecia) así lo reconocieron. Con las latas de la película y el currículum vitae de galardones se presentó en los estudios Universal. Sid Sheinberg, vicepresidente del área televisiva, quedó fascinado.

Comenzó entonces a trabajar asiduamente en este medio, donde dirigió "Night Gallery" (1969), "El influjo del mal" (1970), así como numerosos episodios de las series "Audacia es el juego", "The Psychiatrist" y "Marcus Welby, doctor en Medicina". En 1971 rodó "El diablo sobre ruedas", film con el que consiguió el primer premio en el Festival de Cine Fantástico de Avoriaz (Francia), el Foco de Plata en Francfort, el Garido d'Oro de Teormina y una mención especial en el Festival de Montecarlo, lo que le proporcionó el salto a las grandes producciones cinematográficas. Durante aquellos primeros 70, Spielberg empieza a forjar unas amistades muy especiales: Francis Ford Coppola, Martin Scorsese, George Lucas, John Milius y Brian De Palma (envidiaba su suerte con las chicas, recuerda un Steven que poco nos dice de sus noviazgos más o menos estables durante su juventud).

Spielberg contó con el mecenazgo de dos productores jóvenes pero con fuerza (Richard D. Zanuck y David Brown), algo evidente para que confiaran en su batuta tras el semifiasco de "Loca evasión", su primer largo, que no tuvo demasiada suerte en taquilla.

Spielberg a dentelladas!"Tiburón" elevó a los altares del éxito a Steven Spielberg: le consolidó en la industria, tanto como para embarcarse en "Encuentros en la Tercera Fase", una cinta naturalista de ciencia-ficción que volvía a hablar de ideales, familias rotas y homenajes a Disney ("Pinocho"). Con el anuendo de George Lucas (en la cumbre tras La Guerra de las Galaxias) revolucionó los efectos especiales, combinando mensaje adulto con filosofía para todos los públicos.

Dos taquillazos y el patinazo: "1941" es una comedia divertidísima, una superproducción en la que luce el dinero y se lucen los actores (la nómina completa de los cómicos yanquis del momento), pero que fue mal recibida desde el comienzo: muchos le tenían ganas al nuevo geniecillo de Hollywood, y tras preestrenos en ¡Texas! se cortó el film y empezó a arrastrar mala fama. Pese a no recuperar la inversión millonaria, cimentó la amistad con Robert Zemeckis, a quien produjo su desopilante debut ("Locos por ellos").

Un fracaso se cura con un éxito, y Spielberg arrasará en los 80: sus títulos más taquilleros, sus producciones, su sello Amblin... Un par de películas pequeñas (el homenaje a la aventura que fue la seminal En busca del Arca perdida, y, claro, esa cinta intimista y rabiosamente cercana al alma spielbergiana, llamada E.T. El extraterrestre) le convirtieron en una estrella, el director famoso por antonomasia. Pero lo que poco se sabe es de su vida personal durante aquellos años, al menos hasta que, rodando la segunda entrega de las correrías de Indiana Jones, abandona demasiado el rodaje en Nepal para visitar a una actriz que está cerca rodando la miniserie Pabellones lejanos: Amy Irving, que ya había sido su novia años antes. Ella será la primera señora Spielberg (hoy la ex más rica de Hollywood), luego sustituida por la gritona compañera de Indy: Kate Capshaw.

Steven Spielberg con su mujer Kate CapshawNo, no es la madurez del eterno niño, sino el deseo de ser un director respetado por los Oscar, un cineasta adulto. Títulos del calibre de "El color púrpura" o "El imperio del Sol" van por este terreno, sin abandonar el encanto por lo inocente, la capacidad de impregnar de elementos mágicos lo más cotidiano, ramplón o terrible. Coincide todo esto con una etapa de cambios a nivel personal (divorcio, hijos a los que cuidar y proteger de paparazzis o psicópatas acosadores que amenazaron al realizador con secuestrarlo y violarlo, nueva boda) en la que, junto a una obsesión por recuperar, o reescribir, vía talonario, su infancia (montar una empresa de animación para ser Walt Disney, comprar los derechos de los personajes animados de la Warner), mira hacia atrás con mirada de persona madura: el reencuentro con sus raíces judías ("La Lista de Schindler", infinitos documentales y la fundación Shoah que se dedica a mantener el recuerdo vivo del Holocausto), y el recuerdo a la historia americana ("Amistad", "Salvar al soldado Ryan"). Coincide esto, en 1999, con un emotivo reencuentro con su padre, Arnold Spielberg, una octogenaria figura fantasmal a lo papi de Hamlet que vino a cerrar (o abrir) un capítulo capital en su/sus vidas.

Pero es en sus últimas películas estrenadas (la kubrickiana, pero también spielbergiana al cien por cien, "A.I. Inteligencia Artificial", y la pesadillesca "Minority Report") donde este nuevo mogul de la industria (DreamWorks es su estudio) hace de la tristeza un recurso de estilo tan desgarrador y efectivo como lo había sido el escapismo.

El Rey Midas:

El estreno de "Tiburón" en USA, en junio de 1975, cambió Hollywood para siempre. No solo inauguraba la moda de los taquillazos de verano y era la primera película que llegaba más rápido a los 100 millones de dólares (100 millones de euros) de recaudación. Su éxito hizo que la industria creara un nuevo concepto, blockbuster. Si su amigo George Lucas fue el pionero en utilizar la técnicas del merchandising para embolsarse multimillonarios beneficios gracias a los negocios paralelos de sus películas, Steven Spielberg fue el primero en introducir publicidad subliminal en sus films (empezó con "E.T. El extraterrestre"), y es el culpable de que Hollywood fabrique tantas películas con grandes efectos especiales. "Encuentros en la Tercera Fase" en los 70, "E.T. El extraterrestre" y "Poltergeist" en los 80, y "Parque Jurásico" en los 90 marcaron hitos en este terreno, y no solo desde un punto de vista tecnológico. También comercial.

Steven Spielberg ha colocado al menos una de sus películas entre las cinco más taquilleras del año en Estados Unidos en 14 ocasiones en los últimos 27 años. Siempre en territorio americano, entre 1975 y 2002 la marca Spielberg (ya sea como director o productor) ha dado seis número uno de taquilla ("Tiburón", "En busca del Arca perdida", "E.T. El extraterrestre", "Regreso al futuro", "Parque Jurásico" y "Salvar al soldado Ryan") y 25 top ten (o sea, clasificados entre los diez más comerciales del año). La media de recaudación de los más de 50 títulos estrenados bajo su tutela es de 105,8 millones de dólares (105,8 millones de euros). Sus películas han dejado en el box office americano más de 5.500 millones de dólares (5.500 millones de euros) desde mediados de los 70. Y aunque también es verdad que su filmografía contiene sonoros pinchazos de taquilla (ahí están "1941", "El secreto de la pirámide", "Balto" o "Amistad"), Steven Spielberg sigue siendo el único magnate de Hollywood que tiene en su haber siete películas con más de 200 millones de dólares (200 millones de euros) de recaudación, y dos con más de 300 millones (300 millones de euros). Siete de estas nueve producciones figuran entre las 25 más taquilleras de todos los tiempos en USA (y seis en el top 25 de la taquilla mundial: "Parque Jurásico", "E.T. El extraterrestre", "El Mundo Perdido: Jurassic Park", "Hombres de Negro", "Indiana Jones y la última Cruzada" y "Twister").

 

Curiosidades:

Nombre: Steven Allan Spielberg.

Nacimiento: 18 de diciembre de 1946, en Cincinnati (Ohio).

Familia: Hijo de Arnold Spielberg, ingeniero eléctrico, y Leah Posner, concertista de piano y después propietaria de un restaurante. La pareja se divorció en 1966. Tiene tres hermanas.

Bodas: Se ha casado dos veces, con Amy Irving (1985-1989) y con Kate Capshaw (desde 1991).

Hijos: Tiene seis: dos adoptados, Theo y Mikaela, y cuatro naturales, Max (de su unión con Amy Irving), Sasha, Sawyer y Destry. Además es padrastro de la actriz Jessica Capshaw.

Padrino: Spielberg es padrino de la actriz Drew Barrymore y casi ejerce de lo mismo con Gwyneth Paltrow, a quien dio uno de sus primeros papeles en Hook. Paltrow llama al cineasta de forma cariñosa tío Morty. Hablando de padrinos, su amigo Brian De Palma lo es de su hijo mayor Max.

Estudios: Graduado en el Instituto Arcadia de Phoenix, en 1968 abandonó sus estudios en la California State University de Long Beach, para dedicarse a dirigir profesionalmente. En mayo del 2002 acabaría licenciándose.

Oscar: Se le resistió hasta 1994, cuando lo ganó por "La Lista de Schindler" (Director y Película). Repitió como Mejor Director en 1999 por "Salvar al soldado Ryan". Hasta entonces, había sido nominado tres veces y tenía un premio honorífico de la Academia, el Irving G. Thalberg.

Distinciones: Entre otras cosas fue nombrado Caballero de la Orden del Imperio Británico y recibió un doctorado Honoris Causa por la Universidad de Yale.

Política: Es simpatizante declarado del Partido Demócrata, al que ha apoyado públicamente –también a través de donaciones– en varias ocasiones. Spielberg dice: Tener una actitud política no cambia el mundo, pero sí te cambia tu propia vida. Ahora tomo parte activa en política pero siempre de forma anónima. Es buen amigo del ex presidente Bill Clinton, a quien apoyó durante el affaire Lewinski.

Adquisiciones: Compró en sendas subastas los Oscar que ganaron Clark Gable (por "Sucedió una noche") y Bette Davis (por "Jezabel") y los cedió a la Academia. También tiene uno de los trineos de "Ciudadano Kane" y los guiones originales de ese film, de "Casablanca" y de la versión radiofónica que Orson Welles hizo de "La Guerra de los Mundos".

Detesta: Leer (No me gusta. Soy muy lento. No he leído por placer en muchos años. Es algo casi vergonzoso... soy fruto de la generación de la televisión) y el café (No bebo café. No he bebido una taza en toda mi vida. Eso es algo que nadie sabe: lo odio desde que era un niño).


 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es