Las Bandas Sonoras

 

· Artículo creado por JJGV para IndyEsp.Net
· Muchas gracias a JJGV y ajohnwilliams.com


a Virtud del Scherzo. Así se titulaba un artículo que leí recientemente sobre la obra de John Williams y su aportación al séptimo arte. Una interesante reflexión de cómo su música al igual que el cine de los últimos treinta años insiste en ofrecer una visión básicamente infantil de los conceptos. Bien indicado cómo en este estilo la orquesta toma un primer plano protagonista, que el autor tacha de valentía; otros lo harían de insufrible vanidad.

Este estilo recuperado —ciertamente no innovado— con el que el sabio Williams ha vendido millones de discos, algunos no dejan de tachar irritante y oportunista, y muchos sostienen cómo éste recupera a Korngold, pero con la visión de un niño de ocho años. En cualquier caso, el autor de éste artículo, aunque de una manera fascinantemente objetiva, insiste en destacar el enorme talento del músico norteamericano. Maravillosa su frase "Su música es inevitablemente el sonido del cine para las nuevas generaciones".

Bien. En Busca del Arca Perdida es una partitura digna de estudio al tener todos los elementos que irritan y fascinan a propios y extraños, a fans y detractores. El encargo es recuperar, al igual que Mr. S hace en lo estrictamente cinematográfico, un espíritu. Es aquél donde se extrae la médula al más puro estilo de la aventura, la religión, la mística incluso al comic, todo agitando la coctelera, y repartiéndolo de una serie de clichés encadenados.

Al igual que el mencionado Erich Korngold, el cual componía óperas en Austria antes que Mr. Dólar llamará a su puerta, John Williams, estira el leitmotif en esta sobresaliente obra aportando un acompañamiento que se convierte en auténtico sustento alimenticio de la imagen. En cuanto al disco, no está distribuido en suites, que haría más fácil su audición, y la mejor manera de disfrutarlo es evocando mentalmente los momentos de la película a la vez que se escucha.

El primer hecho, de obligada mención, es la composición de uno de los temas de género más paradigmáticos, llamado The Raiders March, cuya sobreexplotación obliga en ocasiones a saltar la pista del compacto. Nunca sabremos si esta acuñación de un tema musical es producto de la constante repetición con la enorme máquina del marketing Spielberg puesta en marcha, o de una inspiración acertadísima. Probablemente ambas.

Especialmente importante Journey to Nepal, pues éste comienza con el bello tema de Marion, encadenado con las primeras notas del fascinante tema del Arca, seguido de un "tema de viaje", con una adaptación genial del tema principal. El mencionado tema de Marión o tema de amor es una melodía al más puro estilo del romanticismo clásico, al igual que el tema de amor de Superman o el Across the Stars de los Clones. Echo en falta una suite con un desarrollo aislado. Su integración en los End Credits es un clásico.

Clave el tema del arca, prodigio de cómo trasmitir el lado oscuro de Dios, su poder, y de la debilidad de lo humano para acceder a los secretos de lo divino. Me resulta totalmente aterrador, y creo que el corazón de este primer episodio. Su uso en el The Map Room: Dawn es una auténtica obra de ingeniería musical, y para John Williams, amante de la simbiosis con lo visual, es un hito en su aportación al cine, y debería ser de obligado visionado es escuelas de música cinematográfica. Muchos piensan que éste es el mejor corte.

Mi motivo favorito es aquel que acompaña al medallón de Ra, notas que saldrán a flote cada vez que esta pieza metálica coja un primer plano.
The Medallion, precisamente, comienza con esta melodía, la cual me transmite como ninguna, el misterio, lo oriental, lo místico-religioso con total precisión. Las Mil y una Noches.

Son esas notas divertidas y rápidas a lo que se refería el autor del artículo mencionado más arriba, como ese Scherzo marca de la casa, en The Basket Game, convirtiendo una dramática persecución en algo totalmente humorístico. El final, estimulando el contraste, es la tristeza personificada con el tempo rebajado del tema de amor, tras el supuestamente trágico desenlace de la escena. Es cierto; puro, puro Williams.

El pulso que mantiene Desert Chase con la imagen es de necesaria mención. El timing cinematográfico y la utilización de la música de esta persecución es el reflejo claro de una manera de contemplar el cine desarrollada en los ochenta hasta nuestros días. Numerosas apariciones del tema principal batallando con el el motivo nazi se sincronizan, cronómetro en mano, con un montaje excepcional. La trompeta al compás a partir del quinto minuto es impagable.

The Miracle of the Ark, una pista totalmente aterradora, teniendo presente en mente la escena del desenlace, cuando el arca de la alianza se dispone a ser abierta. Mr. S explota con habilidad los miedos infantiles, desmenuzando las pesadillas más clásicas—doy fe— El tema del arca alcanza su máximo esplendor sinfónico. Los metales, la percusión, los coros, toda la sección de cuerda. Golpes rítmicos al más puro estilo Herrmann en la transformación de las sombras en criaturas abominables. El poder de Dios es liberado, y el villano castigado.

En una lista elaborada por Film Score Monthly, con los compositores más demandados de la industria, encontramos al genial Goldsmith en la décima posición, a valores en alza como Howard Shore en la séptima, o a Hans Zimmer en la tercera. Allá en la cumbre, en la primera posición, desde donde se trabaja con humildad y constancia, se halla un vejete de setenta años que sigue sorprendiendo a todos. Más de Veinte años después de En Busca del Arca Perdida, hay algo que no ha cambiado en la industria del cine.

.: Todo derecho del artículo para JJGV e Indyesp.net :.

 

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es