Entrevistas

 

Traducciones

 


 
Jorge Magano

 

Jorge Magano

Jorge Magano, le conocemos en IndianaJones.es como RaidersMarchMan (RMM), el mayor experto de bandas sonoras y ahora nuestro (más) famoso escritor.
De pequeño, dice, quería ser como Indiana Jones, pero casi siempre se acababa pareciendo más a Groucho Marx, y de esta curiosa mezcla ha salido una novela de aventuras con mucho sentido del humor, a veces rayando el absurdo pero sin caer nunca en la parodia.
A pocos días de la publicación de su primera novela, La Isis Dorada, le hemos podido entrevistar.

 

La Isis Dorada es tu primera novela que va a ser publicada, ¿qué se siente?

La consecución de un sueño acariciado desde mi adolescencia. Como pasa con la mayoría de los sueños, uno piensa que la cosa se va a quedar ahí. Esto me ha demostrado que no siempre es así. Y el sentimiento general es de alegría, emoción y saber que, a pesar de todo, uno no andaba tan desencaminado.

Ha debido de ser toda una aventura...

Lo sigue siendo. La primera fase, la de la escritura, fue un placer absoluto. Luego vino la euforia de saber que la editorial la había aceptado. A continuación, el intenso trabajo de edición, correcciones y relecturas. Y ahora la incertidumbre: ¿gustará a alguien? De hecho creo que la aventura como tal, acaba de empezar

¿Qué nos puedes contar de tu novela? Sin destriparla, claro.

Jorge Magano Foto: Gonzalo JerezPues que es una novela de aventuras en la que el héroe no es un arqueólogo intrépido, ni un héroe de guerra, ni un marino mercante, sino un joven de nuestros días que, como tantos otros, no tiene muy claro qué va a ser de su futuro. Es licenciado en Historia del Arte, siente una pasión desmedida por la aventura y, un buen día, encuentra el modo de encauzar su vida laboral trabajando en una revista muy prestigiosa de arte, historia y arqueología. Pero para ello el destino (y su jefa) le ponen una prueba. A todo esto hay que sumarle una serie de ingredientes propios de la novela de género: malos, buenos, un tesoro perdido, una pista milenaria... y un entorno muy cotidiano y reconocible por el lector, que creo que es lo que confiere originalidad a la novela, modestia aparte.

Y la presentación será en el Templo de Debod, un sitio espléndido para ello...

Bueno, en un principio la editorial quería presentar el libro en el Templo de Debod el mismo día que salía a la venta. Pero da la casualidad que ese mismo día José Saramago da una conferencia de prensa y ha habido que cambiar la fecha, y tal vez el lugar. Aún no tengo los detalles de la presentación. Y, por cierto, no entiendo qué tiene ese Saramago que todo el mundo quiere ir a verle a él en vez de a mí.

¿Y es La Isis Dorada tu primera novela?

La Isis Dorada es la primera novela que va a ser publicada y espero que no sea la última. Pero no es la primera novela que escribo. De hecho mi personaje, Jaime Azcárate, aparece en otras dos novelas cuyo título no diré por si alguna vez se publican al amparo del éxito de ésta. Que uno oportunista es, pero discreto. ¿Éxito? ¿Dije éxito? Vale, añade chulo a lo de oportunista y discreto.

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir la novela?

Desde que empecé a planificarla hasta  poner la palabra "fin", pasó algo más de año y medio. Luego vinieron las correcciones por mi cuenta, el añadir, cambiar y quitar cosas. Eso llevó otro año. Y la edición bajo la supervisión de la editorial llevó prácticamente otro año más. Así que calcula. Tres añitos en total.

Tres años que han valido la pena...

Para mí desde luego sí. Ahora, como postre y traca final, sería estupendo que los lectores pensaran lo mismo.

¿Y cómo fue la investigación para ambientar la novela?

Jorge MaganoAl no tratarse de una novela histórica, el proceso de documentación fue intenso pero no primordial. Al principio de la historia hay un prólogo que se desarrolla en la Nubia del siglo VI después de Cristo, cuando el emperador Justiniano ordenó clausurar los templos paganos que aún mantenían su culto. Aquí hube de leer numerosos artículos en revistas e indagar en bibliotecas. Internet es también una herramienta fabulosa para este tipo de labores, aunque lleve consigo el peligro de tomar todo lo que se encuentra por la Red al pie de la letra. Eso es algo que he intentado evitar. Otros dos aspectos que han requerido documentación han sido la historia del Templo de Debod (monumento que ya había visitado frecuentemente y que, por tanto, conocía bastante bien) y el papel de los españoles en Egipto. Sobre esto último consulté un extenso artículo aparecido en una vieja revista que, por pura casualidad, conservaba en un cajón. Ventajas de no tirar nada a la basura.

¿Cuáles han sido los mayores impedimentos hasta finalizarla?

Ésta no me ha costado demasiado. Las primeras novelas que intenté escribir se quedaban siempre a la mitad porque nunca partía de un andamiaje sólido. Entre los escritores principiantes es muy frecuente tener una idea "genial" y creer que con eso ya se puede escribir una novela. El resultado es que a las 50 ó 100 páginas uno ya no sabe por dónde seguir. "La Isis Dorada" la planifiqué muy bien desde el principio, y no me senté a escribirla hasta que tuve bien definidos los personajes y la estructura. De ese modo todo es mucho más sencillo.  Con todo, lo más complicado fue no perder la perspectiva una vez que la trama se aproximaba a su fin. Y cortar las partes que, aunque me gustaban, perjudicaban el ritmo del relato.

¿Encuadras a La Isis Dorada en la nueva generación de novelas de aventuras (Dan Brown, Matilde Asensi, Clive Cussler...) con un misterio histórico?

Jorge MaganoNi siquiera encuadro entre sí a esos autores. Dan Brown es un narrador eficaz a quien se ha tildado injustamente de dogmático. Matilde Asensi ha encontrado el equilibrio entre la aventura y la erudición. Clive Cussler es diversión pura y dura. "La Isis Dorada" coge el misterio histórico porque es uno de mis géneros favoritos, pero la novela habla de muchas otras cosas: la situación de los universitarios españoles, la crisis de valores, el cambio climático, el abuso de la tecnología entre la juventud, el escalofriante poder de la tele e Internet, además de muchas reflexiones personales sobre temas variados. Lo que le da entidad es un tono irónico, cercano al esperpento pero sin caer en él.
Lo que sí es cierto es que el boom de la novela de misterios históricos ha facilitado que yo pueda publicar mi novela. Es un caso clásico de estar en el lugar adecuado en el momento oportuno.

Preséntanos ahora a tu protagonista: Jaime Azcárate.

Antes de que se propague el bulo, quiero aclarar que Jaime y yo no somos la misma persona. Lo advierto porque luego pasa lo que pasa y nos confunden por la calle. Es cierto que Jaime posee algunas de mis características (hemos estudiado lo mismo, nos peinamos igual, somos aficionados a las bandas sonoras) pero él me supera en muchas cosas. Se sacó antes el carné de conducir, estuvo en Egipto antes que yo, liga el doble o el triple, ha conseguido emanciparse antes de los treinta años y tiene más redaños que servidor a la hora de afrontar dificultades. Pero él, de momento, no ha escrito un libro y yo sí. ¡Ja!

¿Tenéis alguna aspiración compartida?

Conseguir asistir a un concierto de John Williams antes de que la espiche. Por lo demás creo que llevamos vidas diferentes. Y que nos firme la banda sonora de "En busca del Arca Perdida", claro.

¿Es el futuro de historiadores e historiadores del arte  acabar escribiendo novelas para poder sobrevivir? ¿o lo  tuyo es pura vocación de pluma?

Querer escribir novelas no es modo de asegurarse un futuro. En mi caso, enfoqué la carrera hacia el territorio de la escritura. Siempre supe que no quería opositar, ni dedicarme a la enseñanza, ni nada así. Por eso en segundo de carrera empecé a esbozar la primera aventura de Jaime Azcárate. Digamos que si logro sobrevivir a base de pluma o tecla, será porque planté la simiente desde tiempos muy tempranos. Sería estupendo... pero tan complicado o más que hacerse con una plaza fija en cualquier otro sitio.

¿Te interesaría 'sobrevivir a base de pluma o tecla' sólo con novelas o también con guiones de radio y televisión o cine?

No. Me interesaría vivir como un rey a base de teclear cualquiera de esas cosas que usted me menciona. Lo ideal sería algo estable en radio o televisión (perdón por la contradicción), y luego, como añadido, una novelita cada dos años en el mercado. Pero claro, para eso hay que encontrar al genio de la lámpara. Y frotar, frotar, frotar...

Hablando de la radio, ¿cuáles han sido y ahora son tus aventuras en la radio?

La radio es otro viejo sueño hecho realidad a medias. Siempre he estado pegado a un aparato de radio. Crecí escuchando la extinta Antena 3 y desde siempre me ha seducido ese sonido que, no sabía cómo, llegaba hasta mi casa. A los 12 años emitía con un walkie talkie, a los 18 empecé a colaborar en Radio Utopía, donde estuve casi diez años. Luego me cogieron como guionista en un programa de cine en M80 Radio y actualmente colaboro en una emisora on line dedicada al cine (Radiocine) y en el programa El Dancepertador, de Fórmula Hit. La emisora que lo emite desde Madrid es de bakalutis, pero yo intento ponerle el toque cultureta.

El programa BSO de Radiocine.org es conocido aquí en IndianaJones.es por su especial sobre Indiana Jones, cuéntanos más sobre tu afición/pasión por las bandas sonoras.

Siempre me ha gustado el cine. Tanto que de pequeño hacía cortos en Super 8. Para sonorizarlos, les metía bandas sonoras de películas, y gracias a esto empecé a acostumbrarme a escuchar la música fuera de la película (que es algo tan raro y aberrante como fijarse sólo en los decorados, pero a cada uno le da por donde le da). Por cierto, la primera banda sonora que adquirí fue el LP de "Indiana Jones y la última cruzada". Han pasado casi veinte años y mi colección asciende a un millar de bandas sonoras originales (en el sentido literal de la expresión, dados los tiempos de piratería que corren).

¿Y cuánto te ha influido la imagen de Indiana Jones y el cine en tu novela?

Jorge MaganoLa influencia de Indiana Jones no sólo en mi novela sino en mí  como persona es algo que sólo me atrevo a confesar en esta web, porque sé que todos me comprenderán. A modo de anécdota, diré que una vez llevé un látigo al colegio. Por otro lado, el nombre de Indiana Jones es un icono al que hoy en día se asocia cualquier cosa que tenga que ver con la aventura. En ese sentido, mi novela bebe de ese espíritu de búsqueda, curiosidad, afán de experiencias y conocimiento, viajes exóticos, etc. que representa Indiana. Es un lío porque yo quería ser Indiana Jones y Spielberg a la vez. Es decir, vivir aventuras y a la vez contar historias. Un día leí un libro en el que Juan José Millás decía que era imposible ser autor y personaje a la vez. Así que al final me quedé en autor... aunque no por ello me reprimo de hacer una escapadita de vez en cuando.
Ah, y el cine era mi medio favorito, pero descubrí que hacía falta dinero y gente. Y como yo era pobre e insociable, decidí escribir novelas

¿Te gustaría que tu novela se convirtiera en una película?

A mi cuenta bancaria le encantaría. Pero uno aún es novato y tiene ideales. Y claro, conociendo cómo funciona la industria (perdón, ¿la qué?) del cine en España, da un poco de yuyu. En cualquier caso en la editorial me dijeron que la novela daría para una buena película, y otra persona comentó que algunos momentos recordaban al cine de Alex de la Iglesia. Así que si Alex se anima...

Tengo entendido que también has participado en obras de teatro y monólogos, además de cortometrajes, ¿qué te parece la experiencia? ¿te gusta estar en el escenario?

Soy la persona más tímida de este lado del Manzanares. Si tengo que hablar en serio ante más de tres personas, me pongo rojo como un tomate. Pero, por alguna extraña razón que tal vez los psicólogos puedan explicar, salir a hacer el tonto delante de un centenar de personas me hace sentirme como pez en el agua. No sé contar chistes, pero siempre he llevado el humor a todo lo que he hecho. Porque creo que el humor no es lo contrario de lo serio sino de lo aburrido (Julián Hernández, de Siniestro Total, cree lo mismo; de hecho esa frase es suya).

¿Quieres comentar algo más?

Sí, por favor. Leed el libro pero no lo subrayéis. Odio a la gente que subraya los libros porque eso condiciona al lector siguiente. Los libros hay que leerlos enteros, no sólo las partes interesantes. Porque son como la vida: con episodios fascinantes, otros mediocres y algunos francamente olvidables. Por eso el arte imita a la vida, aunque a veces es al revés, como en el caso de los que se ponen fedora para ir a excavar. Muchas gracias a ti y a los responsables y seguidores de esta maravillosa web. Sigo con vosotros... y con Indy.

Muchas gracias Jorge, por la entrevista y por la novela que pronto leeremos.

Mil gracias a vosotros. Hasta siempre.

Enero 2007

www.JorgeMagano.com

Entrevista realizada por Yara
Foto Jorge/libro por Gonzalo Jerez "El Selenita"

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es