Louis Armstrong

 

Louis Armstrong
Episodio 20. Chicago (USA). 1920

A un siglo de su nacimiento, el legendario trompetista sigue siendo una presencia imprescindible. En los años finales del siglo XIX, músicos afronorteamericanos, provenientes de las bandas militares organizadas en los años de la Guerra Civil, comenzaron a desarrollar en New Orleans un estilo muy libre de interpretación.

En lugar de ejecutar las piezas como habían sido compuestas originalmente, las “descargaban”' de una forma muy divertida, en el tempo y la dinámica del rag time (música sincopada que se tocaba en pianos y pianolas), creando interesantes improvisaciones en torno a las melodías originales y utilizando inflexiones propias de un canto negro rural conocido como blues.

En breve, aquel estilo fue denominado jazz y surgieron las primeras figuras capaces de “componer en vivo”' una descarga sobre otra composición, como Charles Buddy Bolden, Joe King Oliver, Bunk Johnson, Freddie Keppard y Jelly Roll Norton, todos famosos en el sur cuando el joven Louis Daniel Armstrong debutó como segunda trompeta de King Oliver en 1917.

Armstrong no tuvo la suerte histórica de inventar el jazz, pero en compensación, el destino le permitió ser el creador del jazzista.

Nacido hace 100 años, el 4 de agosto de 1901, en New Orleans, aunque él siempre aseguró haber venido al mundo el 4 de Julio de 1900, muy pronto su capacidad de improvisación, lo que en el jazz clásico se llamó tener swing, el fuerte sonido de su trompeta en las notas más agudas y los tiempos más rápidos, fenómeno conocido como tocar hot, su voz tan antilírica como el rugido de un león y el scatting, su característica improvisación vocal con sílabas, lo convirtieron en paradigma del jazz.

A lo largo de su vida profesional actuó en Estados Unidos, Europa, Suramérica, Asia y Africa, al principio con las orquestas de King Oliver, Kid Ory, Fate Marable, Fletcher Henderson, Sidney Bechet y luego al frente de sus propios grupos como los Hot Five (más tarde Hot Seven), sus orquestas en el apogeo de las big bands, y a partir de 1947 su agrupación All Stars.

Compartió honores en estudios de grabación, escenarios y películas con Benny Goodman, Duke Ellington, Dizzy Gillespie, Jimmy Dorsey, Oscar Peterson, Dave Brubeck, Paul Whiteman, Bessie Smith, Bing Crosby, los Mills Brothers, Billie Holiday, Ella Fitzgerald y Barbra Streisand, entre muchos otros.

Satchmo (de satchel, que significa bolsa; y mouth), como le llamaban, siempre fue un fraternal y bonachón personaje muy querido por todos los que le conocieron, con gran sentido del humor, devoción por el arroz con frijoles rojos al estilo New Orleans y mucha nobleza en su corazón.

A los 17 años se casó con Daisy Parker, una prostituta cuya negativa a dejar el oficio provocó el divorcio. A los 23 contrajo nupcias con su compañera de la banda de King Oliver, la ambiciosa pianista Lil Harding, una suerte de Yoko Ono del jazz, quien solía decirle: “Nunca llegarás a estrella a la sombra de Oliver”. Luego de un tercer y breve matrimonio con Alpha Smith, en 1942 se casó con Lucille Wilson, su esposa por el resto de su vida.

Fue embajador de buena voluntad del gobierno norteamericano, objeto de fuertes críticas por parte de la Unión Soviética durante sus giras por África y un hombre de decoro frente a la discriminación racial.

Cuando críticos y empresarios comenzaban a considerarlo un artista pasado de moda, Armstrong sorprendió a todos entrando al Top 40 con Mack The Knife y Blueberry Hill en 1956. En mayo de 1964 su versión de Hello Dolly, en el mejor estilo y sonoridad del jazz clásico a lo New Orleans, subió vertiginosamente al No. 1 desplazando nada menos que a Los Beatles.

En 1968 regresó a las posiciones estelares con la balada What A Wonderful World y, 20 años después, cuando esta grabación fue utilizada como tema de la película Good Morning Viet Nam, en 1987, el título registró altos niveles de venta en una nueva y distante generación.

Su inagotable energía lo mantuvo activo hasta pocas semanas antes de su muerte, ocurrida en su casa de Queens, New York, el 6 de julio de 1971, víctima de un infarto cardíaco en medio de padecimientos renales y hepáticos.

A principios de los años 60, durante una entrevista, Armstrong formuló una sencilla declaración que encierra todo un siglo de historia musical.

“Si no hubiera sido por el jazz, no habría rock”'. Al divulgarse la noticia de su fallecimiento, Dizzy Gillespie parafraseó la sentencia: “Si no hubiera sido por él, no estaríamos nosotros”. Y Duke Ellington pronunció las palabras que deberían servir de epitafio en su tumba: “Fue el epítome del jazz y siempre lo será”.

 

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es