Tikal

 

ikal está constituida principalmente por una serie de templos que se elevan en la selva de Petén (Guatemala). En el centro de la ciudad, entre la Acrópolis Norte y la Acrópolis Central se encuentra la Gran Plaza, con el Templo I y el Templo II.

En la Plaza Mayor, punto central y corazón de esta gran ciudad, se inicia la visita a Tikal. La Plaza Mayor fue escenario de los ritos de iniciación que, durante casi diez siglos, celebraron sus pobladores.

La Gran Plaza y sus alrededores constituyen el corazón de Tikal. Técnicamente, la Gran Plaza consiste en el Templo I y II, así como el juego de pelota, que fueron construcciones añadidas alrededor del año 700 d.C. entre la Acrópolis Central y la Acrópolis del Norte. En la esfera política, Tikal atravesó un período conocido como el hiato hacia finales del siglo VII d.C., cuando no se construyeron nuevos edificios ni se registraron inscripciones de eventos importantes durante casi 150 años. De pronto Tikal ya no fue más una gran “ciudad destrozada”: surgió un poderoso gobernante llamado Ha Sawa Chaan-K’awil (antes conocido como Ah Cacaw o Gobernante A), quien devolvió a Tikal su posición de riqueza y poder. Vivió una larga vida (de 60 a 80 años), consiguiendo una serie de exitosas guerras contra sus enemigos y velando porque Tikal recobrara su grandeza bajo su reinado.

El Templo I, llamado también Templo del Jaguar Gigante, es la construcción más conocida de Tikal. Tiene forma piramidal y está constituido por una gran plataforma sobre la que se encuentran ocho cuerpos escalonados que suman un total de nueve secciones. Una escalinata conduce hasta la última plataforma donde descansa el pequeño templo. El adoratorio consta de tres cámaras dispuestas a diferentes niveles y separadas entre sí por el arco maya, característico de su arquitectura. La pirámide y el templo se complementaban con una crestería, dando claro ejemplo de la arquitectura maya, decorada con piedras y modelada en estuco. Los arquitectos mayas no sólo se preocupaban por el volumen y la forma, también en sus construcciones el color tenía funciones específicas para la conjunción de la imagen externa, que destacase de la verdura del ambiente; los restos de colores diversos son indicios de que en alguna época los edificios estuvieron totalmente pintados. Desde la parte superior del templo se domina el panorama; la majestad de la construcción se equipara con la vastedad y grandeza de la selva que se extiende hasta perderse en el horizonte.

El Templo II, situado al oeste del Gran Jaguar, ayuda a equilibrar de manera armónica la disposición espacial de la Gran Plaza. Se conoce también como Templo de las Máscaras, por presentar en su cresta decorada una enorme e impresionante máscara; la escalera principal presenta igualmente un par de ellas que flanquean el acceso. La mayoría de los dinteles pertenecientes a este templo han desaparecido: el dintel central (de gran belleza artística) se encuentra en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York. Algo no menos hermoso de esta estructura son los dibujos grabados que cubren enormes porciones de las tres cámaras que constituyen el templo. Uno de estos dibujos representa el sacrificio de un hombre, precedido por un sacerdote enmascarado. A diferencia de la mayoría de edificios en Tikal, que fueron construidos a lo largo de extensos períodos de tiempo exceptuando a los complejos de pirámides gemelas, que se construyeron para conmemorar la finalización de un Katun, estos templos fueron construidos en un período de tiempo relativamente corto. Ha Sawa Chaan K’awil enmarcó la Gran Plaza con estos dos monumentales templos, completando el Templo II durante su vida y dejando la construcción de Templo I, que fuera su propio entierro, para que fuese completada por su hijo. Él quizá supervisó las excavaciones de los dinteles de madera que adornaron los techos de los recintos de los templos, e hizo planes detallados para la decoración y construcción para poder disfrutarla desde el más allá.

Los Templos I y II, ambos majestuosos prototipos de la arquitectura local, representan el modelo de grandeza monumental logrado por los gobernantes de Tikal durante el período clásico tardío. Durante este tiempo La Gran Plaza se convirtió en el punto focal de la vida sociopolítica de Tikal. El Templo II, tiene una altura de 38 metros y fue orientado de cara hacia el este, de frente al sol naciente. El Templo I, un edificio estilizado orientado hacia el oeste, de cara hacia la puesta del sol, tiene 45 metros de altura. Los mayas de Tikal consideraron al Templo I como el portal del Inframundo. La rica tumba de Ha Sawa Chaan K’awil fue descubierta en el interior del edificio (entierro 116). Su hijo Yikin, selló la tumba después de la muerte de su padre, antes que se iniciara la construcción del templo. La localización de este entierro representó una enorme ruptura con la tradición: por más de 500 años, todos los gobernantes de Tikal fueron enterrados en la Acrópolis del Norte. El magnífico sepulcro contenía varios kilos de jade, conchas y cerámica. Ha Sawa Chaan K’awil midió casi 2 metros de estatura y sus restos fueron localizados por los arqueólogos debajo del Templo I, un tanto hacia la izquierda del eje central del edificio. A su muerte fue enterrado con ricas ofrendas, el hallazgo fue excavado por el arqueólogo Aubrey Trik en 1962. El complejo de templos pudo representar el círculo de la vida misma.

La Acrópolis Central emerge entre la selva, al sur del Templo I. La Acrópolis Central está formada por seis pequeños patios rodeados por un grupo de palacios, cuyas funciones son aún imprecisas: parecen reflejar la existencia de actividades públicas, administrativas y judiciales. Algunas veces estos palacios tienen una sola hilera de cuartos hasta con cinco pisos, éstos no se apoyan uno encima del otro, sino en una plataforma más alta en la parte anterior, de modo que se integra completamente al otro edificio construido. Mediante este procedimiento el edificio total adquiere su perfil escalonado. En las paredes del palacio se encuentran dibujos esgrafiados que representan escenas religiosas y retratos de sacerdotes y nobles de la época.

El Templo III fue la última estructura construida en Tikal. Puede contener el entierro de Chi’taam, el último gobernante de este sitio. Si su tumba está allí aún no ha sido encontrada. Chi’taam representó el último de los grandes gobernantes en la dinastía en Tikal. Fue el vigésimo noveno gobernante de la familia dinástica fundada por un gobernante del siglo III. El monumento más reciente fue construido en el año 292 d.C. El último monumento de Tikal fue construido en el año 869 d.C. Para este tiempo, la ciudad ya estaba sufriendo y pronto sería abandonada.

El Templo IV está considerado como el de mayores dimensiones en toda Mesoamérica (70 metros de altura), aunque quizá en la antigüedad el Templo del Sol en Teotihuacan fuera ligeramente mayor. Su ascensión resulta difícil de realizar, pues los peldaños están totalmente destruidos. Es necesario subir por una escalera de madera entre las raíces de la abundante vegetación que cubre casi por completo esta construcción. El oratorio colocado en la parte superior de la pirámide del Templo IV, ha sido recientemente consolidado y consta de tres cámaras. Desde aquí se domina, hacia el este, la cresta del Templo III, y a los Templos I y II que se encuentran en el fondo. Poco más hacia el sureste se asienta la Acrópolis del Sur, detrás de la que sobresale el Templo V.

El Templo IV es el edificio más grande de Tikal y el más alto en toda la región Maya Con 66 metros de alto, se alza imponente en medio de la jungla de El Petén. Yax Kin, quién asumió el trono el 12 de diciembre de 734 d.C., lo construyó. Los arqueólogos creen que quien lo construyó se encuentra enterrado allí. Los arqueólogos calculan que para su construcción se utilizaron 191,139 metros cúbicos de piedra. El gobernante pudo haber exigido a los 60,000 (o más) habitantes de Tikal y el área circundante hacer su aporte en el proceso de construcción, quizá pagando un impuesto de trabajo.

El Templo V de 59 metros de alto es la segunda pirámide más alta de Tikal. Los arqueólogos creen que en este sitio está enterrado un gobernante desconocido. Adyacente a la Acrópolis del Sur, el Templo V está en proceso de restauración, patrocinado en parte por la Agencia de Cooperación Española. En la fotografía apreciamos el inicio de estos trabajos de consolidación y restauración, cuando los arqueólogos buscaban la base de la estructura a lo largo de su escalinata.

Dentro del Templo, los arqueólogos encontraron un enorme texto jeroglífico que cuenta los eventos principales de la historia de Tikal y los eventos gloriosos que acontecieron durante el reinado de Yax Kin. Como resultado de esta información dejada por Yax Kin, los arqueólogos han aprendido acerca de la historia de Tikal, desde el año 457 a.C. La Calzada Méndez conecta al Templo VI, también conocido como el Templo de las Inscripciones, con el resto del sitio, que es el más remoto. Este fue descubierto por un petenero llamado Don Antonio Ortiz, contratado por la Universidad de Pennsylvania para traer provisiones y alimentos desde la ciudad de Flores. La parte de atrás del templo estaba recubierto de un largo texto jeroglífico, que data del año 766 d.C. Está compuesto de al menos 186 glifos, cada uno de 80 cms. de altura por 1 metro de ancho. Los jeroglíficos fueron tallados sobre la piedra. Se fueron agregando detalles en estuco y madera, finalmente los muros del templo fueron pintados de rojo, ahora desafortunadamente todo ha desaparecido. Los daños a la Estela 21 y el Altar 9 pueden ser observados frente a este edificio.

Los complejos piramidales gemelos son unos recintos únicos en su tipo de arquitectura que fueran introducidos en Tikal durante el período clásico, supuestamente relacionados con la conmemoración de la finalización de un katun, señalando eventos y rituales, consistente en la construcción de edificios con una orientación norte-sur y este-oeste. El único complejo de este tipo que se construyera afuera de Tikal se encuentra en Yaxhá (una ciudad más pequeña a sólo 30 kilómetros de distancia) con una orientación oeste-este, cuando fue conquistada por Tikal. Este grupo de edificios fue construido para celebrar el fin de un período de años, llamado Katun en el calendario maya de la Cuenta Larga. Está compuesto por cuatro edificios asociados con los cuatro puntos cardinales: las pirámides están en el este y el oeste y los edificios rectangulares en el norte y en el sur.

 

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es