La Isla de Thera

 

Artículo creado por Belt.

 

LA ISLA DE THERA, ¿LA ATLANTIDA?

ORIGEN DE LA LEYENDA

omo bien nos han remarcado en Indiana Jones and the Fate of Atlantis (FoA), el origen de esta leyenda la podemos encontrar en la obra Diálogos del famoso filósofo Platón, especialmente en los capítulos Timeo y Critias. En estos textos, intenta narrar fielmente los escritos de sacerdotes egipcios, que Solón llevó a su tierra. En ellos, se narraba la historia de la guerra que había acontecido entre dos puelos que habitaban en el mediterráneo, los egipcios, y los reyes atlantes, que habitaban en una isla mayor que Libia, pero que había sido sumergida por constantes terremotos y ahora se hallaba inmersa debajo del mare nostrum; ahora era tan solo un peñon emergente que obstaculizaba el paso a los navegantes. En estos escritos también se hablaba de la mitología, que contaba que cuando los dioses se sortearon las diferentes comarcas de la Tierra, Neptuno se quedó con la isla Atlántida, en una parte de la cual estableció a los hijos que había tenido con una mortal Cleito, con la que se casó. Neptuno fortificó la colina con anillos de agua situados a la misma distancia del centro de la isla, de manera que todas las partes estaban a la misma distancia del centro neurálgico de la isla. Sigue diciendo la mitología que de Cleito tuvo cinco pares de hijos varones, a los que educó; dividió toda la isla Atlántida en diez partes, dando al mayor del primer par de hijos la morada de su madre con todos los campos que la rodeaban, los más vastos y ricos del país, y lo instituyó rey de todos su hermanos, a los que igualmente hizo jefes, dando a cada uno para que los gobernara un gran número de hombres y una gran extensión de territorio. El mayor, el rey, de quien la isla y aquel mar tomaron el nombre de Atlántida, porque fue el primero que reinó, fue llamado Atlas.

Gracias a su poderío fueron importados muchísimos productos del exterior; pero la isla producía la mayor parte de los que son necesarios para la vida, empezando por los metales sólidos o fundibles y hasta aquel del que solo conservamos el nombre, pero que es una realidad y que se extraía de mil sitios de la isla, el cobre aurífero, el metal más preciado entonces después del oro. La isla producía en abundancia todos los materiales que necesitan las artes, y alimentaba una gran cantidad de animales, en estado salvaje y en domesticidad. La isla además de todo esto producía todos los perfumes que embalsaman el ambiente en todas partes, procedentes de raíces, hierbas, plantas y jugos destilados por las flores y las frutas; también producía de estas últimas todas las que aprovechamos para nuestra alimentación. Durante muchas generaciones, mientras conservaron alguna cosa de la naturaleza del dios de donde habían procedido, obedecieron los habitantes de la Atlántida las leyes que habían recibido y honraron el principio divino que constituía su parentesco. Pensaban conforme a la verdad y muy generosamente, mostrándose llenos de moderación y sabiduría en todas las circunstancias lo mismo que en sus recíprocas relaciones. Por eso miraban con desprecio todo lo que no era virtud, daban poca importancia a los bienes presentes y llevaban como una pesada carga natural el oro, las riquezas y las ventajas de la fortuna.

Todo el tiempo que los habitantes de la Atlántida razonaron así y conservaron la naturaleza divina de la que habían participado, todo les salió a medida de sus deseos, como ya hemos dicho. Pero cuando la esencia divina se fue debilitando en ellos por su continua mezcla con la naturaleza mortal, cuando la humanidad se les impuso, entonces, impotentes para sobrellevar la prosperidad presente, degeneraron. Los que supieron ver comprendieron que se habían vuelto malos y que habían perdido el más preciado de los bienes; y aquellos que eran incapaces de ver lo que hace la vida feliz, juzgaron que habían llegado a la cumbre de la virtud y de la dicha en el tiempo que habían estado poseídos de la loca pasión de acrecentar sus riquezas y su poderío. Entonces fue cuando viendo Zeus, el dios de los dioses que gobierna según las leyes de la justicia y cuyas miradas disciernen en todo el bien y el mal, la depravación de un pueblo antes tan generoso y deseando castigarlo para que volviera a la virtud y a la sabiduría, reunió a todos los dioses en la parte más brillante de las celestiales moradas en el centro del universo, desde donde se contempla todo lo que participa de la generación, y al verlos juntos les dijo...

Hasta aquí llega el fragmento que se ha conservado del Critias, de Platón, donde describe la estructura social y política del continente Atlante.

Nuestros libros nos refieren como destruyó Atenas una formidable escuadra, que procedente del Océano Atlántico invadió insolentemente los mares de Europa y Asia conquistando territorios. Porque entonces se podía atravesar aquel Océano; en efecto, frente al estrecho que vosotros en vuestro lenguaje domináis las columnas de Hércules existía una isla. Esta isla era mayor que la Libia y el Asia reunidas; los navegantes pasaban de esta isla a otras y de estas al continente que tiene sus orillas en aquel mar verdaderamente digno de su nombre. Mas en los tiempos sucesivos, ocurrieron intensos terremotos e inundaciones, y en un solo día, en una noche fatal, todos los guerreros que había en vuestro país fueron tragados por la tierra que se abrió, y la isla Atlántida desapareció entre las olas éste es el motivo de que todavía hoy día no pueda recorrerse , sin explorarse este mar, porque la navegación encuentra un obstáculo invencible en la cantidad de limo que la isla depositó al sumergirse.

Este es, en pocas palabras, el relato del anciano Critias, que lo había oído de Solón.

LA ISLA DE THERA

a isla de Thera (hoy llamada Santorini), es una pequeña isla de origen volcánico situada en las Cícladas del sur. Originariamente su forma era redonda, pero tras la terrible explosión de su volcán, en plena edad del bronce, quedó fraccionada en una isla de forma de media luna, Thera, otra mucho más pequeña Therasia y el minúsculo archipiélago de Aspronisi. El conjunto marca el perímetro de la antigua isla. El arco volcánico del Egeo va desde la isla de Egina a las Cícladas meridionales y hasta Nisiros. Por las investigaciones realizadas en los últimos treinta años se sabe que la cuenca del Egeo está dominada por el enfrentamiento entre la placa eurásica al norte y la africana al sur. Del enfrentamiento directo de las dos placas surgen tanto las zonas montañosas de la Grecia continental como el producto de la acción volcánica que son la mayoría de sus islas. Cuando se produce la explosión, la isla de Thera llevaba habitada al menos un milenio como lo demuestran los cementerios del bronce antiguo y medio. A principios del bronce reciente, la isla está densamente poblada tanto al norte, en la región de Ia, como en la zona sur y en lo que hoy constituye Therasia. La zona más rica es la de alrededor de Akrotiri, una cuenca muy próspera.

La explosión del volcán vino precedida de pequeñas deflagraciones que hicieron que su población la abandonase antes del estallido final y eso se ha comprobado ante la ausencia de cuerpos y la inexistencia de joyas y objetos de valor, claramente el abandono no fue precipitado ni en el último momento. El volcán proyectó a gran altura toba y ceniza. La toba cae y cubre la isla de un manto que preserva los restos materiales de la ciudad de Akrotiri como si de un molde se tratara. Las cenizas forman por su parte, una enorme nube que se extiende sobre las Cícladas y la nube es arrastrada por el viento en dirección este y sureste. La densidad de esta nube debió de ser muy alta ya que sabemos que en Egipto se perdieron tres cosechas, pues los rayos del sol no conseguían atravesarla. La fecha del cataclismo es causa de grandes debates. Basándose en la cronología cretense se fija en el 1500 a. C., pero dataciones del C14 la sitúan en años anteriores entre 1620 y 1520 a.C. La dendrología nos propone la fecha 1628-1626 a. C. Y las cenizas atrapadas en el hielo de Groenlandia hacia el 1645 a. C. En cualquier caso la fecha es muy anterior a Platón y a Solón, origen del mito de la Atlántida.

Los efectos de la erupción sobre el mundo egeo debieron ser considerables. La explosión del volcán de Krakatoa, ocurrida en 1883, en el estrecho de Sonda, entre Java y Sumatra provocó unas olas de 30 metros de altura y las cenizas llegaron hasta los 150 kilómetros. El volcán de Thera debió provocar una explosión más grande ya que el cráter es cuatro veces superior al de la isla de Krakatoa.

LA ATLANTIDA Y THERA

egún el relato de Platón la Atlántida era una isla situada en el océano, situada más allá de las columnas de Hércules. Esta denominación "Columnas de Hércules" es una denominación tardía, por ese nombre se conocían los antiguos y pequeños promontorios rocosos situados entre el Peloponeso y la Isla de Creta, por lo tanto Platón querría haber dicho: "en pleno mar Egeo" ya que Hércules (el héroe griego Herakles) es muy posterior a la fecha que cita Platón del hundimiento de la Atlántida. Por tanto estaríamos situando la Atlántida dentro del mar Egeo. Platón también nos habla de la dimensión del continente que sería "mayor que Libia y Asia juntas". Aquí tenemos que aclarar que para los egipcios Libia era todo el territorio desértico que se extendía al oeste del Nilo y que Asia, se consideraba a la parte occidental de la península anatólica cuyas costas baña el Egeo. Los griegos de la época de Platón no conocían Asia tal y como es en realidad, era aún un territorio y una cultura por explorar. Muy posteriormente y en época de Alejandro Magno, llegaron hasta el río Ganges.

Siguiendo el relato de Platón, la Atlántida estaba formada por una isla central, en la cual residía el rey y dos muros de tierra circulares que alternaban con tres cinturones de agua. Si miramos desde el acantilado de Akrotiri hacia Therasia, en el centro quedan los islotes de Aspronisi, lo que da una sensación de círculos alternativos de tierra y agua. Poseían tierras fértiles y disfrutaban de paz y prosperidad y esto ha sido totalmente comprobado por las excavaciones arqueológicas que se siguen efectuando en Thera.

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es