Tumba Emperador Máquina Infernal Última Cruzada
 

*Raiders of the Lost Ark

Fate of Atlantis
Otros


 
Solución Fate of Atlantis

 

Modo Acción


P rimero de todo, debía ir a Montecarlo a encontrar a Trottier. Tras dar con él (llevaba un traje marrón y era viejo con canas) me dió su tarjeta con la que se nos abrirían muchas puertas en los negocios de antiguedades. Para ganar su confianza, tuve que responder algunas preguntas que contesté sin problemas gracias al Diálogo.

Ahora me dirigí a Argelia. Fui por el pasillo del fondo y llegué a la tienda de Al-Jabbar. Pero no le encontré a él, sino a Paul Abdul, su criado. Le di la tarjeta de Trottier y le pedí que me concertara una cita con él. Paul se dirigió a casa de Omar y yo le seguí.

Ya en las calles de Argelia, no me costó seguir al criado gracias a su fez rojo. Debía estar atento y no separarme mucho de él, hasta que al final, se metió en una casa bastante lujosa: la casa de Omar Al-Jabbar.

Me adentré a ella y vi que Omar y Paul estaban sometidos por un guardia nazi que me encargué de quitar del paso. Como agradecimiento, Omar me contó la historia de los nazis que había encontrado una colonia atlante en el desierto, y me obsequió con un camello y un mapa. El mapa estaba colgado con la colada. Cogí el palo de bambú y lo usé para coger el mapa. También me llevé las dos estatuillas que Omar tenía por ahí. Subí al camello.

Como el mapa no tenía nombre, me tuve que parar en algunos poblados nómadas para ir preguntando hasta que al final di con el lugar. Si por el camino me atrapaba algún nazi, le podía dar una de las estatuillas para que no me llevara a la ciudad.

Mi camello se había escapado pero ya estaba en la excavación, ahí pude comprobar que el camión estaba totalmente destrozado, no lo podría usar para volver. Me adentré al interior. Todo estaba oscuro, pero palpando pude descubrir que ahí había un generador eléctrico. Lo accioné y se encendieron las luces. Cogí la cuaderna, el jarro de cerámica y la estaca de madera. Observé los dibujos que había en la pared de la izquierda, y empujé el de arriba, con lo que se abrió un compartimento donde había un disco de piedra Solar.

Como no podía salir por donde había entrado, seguí observando el lugar. En la derecha, había una especie de mural algo derruido, usé la cuaderna y me descubrió un circulo con un agujero en el medio. Coloqué la estaca y la piedra solar. Giré el disco de acuerdo con la descripción del Diálogo y accioné la estaca. Se me abrió una entrada secreta.

Por ella salí al exterior, donde me estaba esperando un nazi muy bien armado. Usé el látigo con su arma para librarme de él y luego usé su globo para escapar.

Creta

Con el globo llegué a Creta. Fui a las ruinas y cogí el instrumento de topógrafo. En todas las habitaciones derruidas no había nada de valor. Observé que habían algunos escombros en la esplanada, así que los moví y se descubrieron dos estatuas atlantes. Usé el topógrafo con esas estatuas y apunté a los altos cuernos del centro. Se me descubrió una X que escavé con la cuaderna y encontré el segundo disco de piedra: el Lunar.

Volví a la entrada a la colonia y usé las piedras según el Diálogo. Cuando abrí la entrada, se me apareció un soldado nazi que despaché a gusto. Ya estaba dentro. Crucé la primera puerta cogiendo antes dos de las tres cabezas de piedra que ahí había. La tercera la cogí con el látigo desde la otra sala. Fui explorando hasta que encontré una especie de ascensor atlante. Pero no pesaba lo suficiente, por lo que usé el látigo con la cabeza de la estatua que ahí había.

En el piso de abajo me encontré a Sternhart, el pobre había muerto en el intento de encontrar también la Atlántida. Lo unico aprovechable de él era su bastón. Miré la cascada, y subí por la cadena. Seguí investigando hasta que encontré una puerta donde debía depositar las tres cabezas. Tras ella, fui hacia arriba donde desbloqueé un contrapeso de ascensor con el baston de Sternhart. Bajé y usé dicho ascensor otra vez con el bastón, ahora, en la boca de la estatua. Cogí la caja dorada. Una caja que permitía guardar orichalcum sin que lo detectaran los ámbares.

Andando por el laberinto encontré una puerta que estaba tapiada. La empujé varias veces y la puerta se volcó. Pasé el hueco gracias al látigo. En una de las salas, podía observar que al fondo habían dos guardias vigilando. Al pasar, uno de ellos me descubrió, así que me escondí tras la losa de la derecha y se la tiré encima. Al otro le vencí fácil. Ahora tuve que doblegar a bastantes nazis hasta al fin llegar a uno que siempre se resistía, era muy fuerte y ágil. Pero observé que justo encima suyo había una estalagtita que se tambaleaba. Así que subí por otro camino y usé el latigo con dicha estalagtita que se desplomo sobre el nazi. Me llevé la estalagtita.

El ultimo guardia que franqueaba mi salida era un tio de 2 metros que podía doblegarme con un solo puñetazo. Por otro sitio observé que había una gran roca a punto de caer por una cuesta que daba justo delante del nazi. Usé la cuaderna para mover la roca, pero la cuaderna se rompió y la roca se fue hacia el otro lado. Usé la estalagtita para volverla a empujar y así, aplastar a Arnold. Arnold tenía en su poder 2 cuentas de orichalcum y un pez ambar detecta-orichalcum.

Ahora tenia que encontrar a Sofía y el tercer disco de piedra. Salí de la sala de Arnorld y usé el pez en ambar para ver si detectaba el orichalcum del collar de Sofía. Antes, debía poner mis cuentas en la caja de oro y cerrarla. Sofía estaba atrapada en el pozo. La saqué con el látigo y tuve la suerte de descubrir que ella había encontrado la piedra terrestre.

Usamos las 3 piedras con el mapa a escala de la Atlántida y llegamos al final del laberinto. Ahora debíamos observar la flecha que apuntaba a Thera. Era nuestro próximo destino.

Thera

Ya en Thera, me fui a investigar un poco mientras Sofía estaba por ahí. Subí por el desfiladero y lo único que descubrí es que los nazis ya habían investigado esa isla. Pero por suerte, habían olvidado un kit de parches en el suelo. Volví al puerto y le dije a Sofía que la mejor manera de llegar a la Atlántida era con el barco que el reflotador tenía ahí.

Le indicamos el camino al navegante usando el Diálogo de Platón. Si, por ejemplo,decía que la Atlántida estaba a 150 millas al norte, le teníamos que decir que nos llevara 15 millas al sur. Una vez llegamos, usé l kit de parches con el traje de buzo agujereado. Ya estaba listo. Usé la manguera de aire con el traje y le di a la valvula de presión. Todo estaba a punto. Me puse el traje y le pedí a Sofía que me tirara al agua. Ella me lanzó usando la pequeña grúa que tenia el remolcador.

Cuando por fin estuve debajo el agua, apareció Kerner y cortó mi única vía de aire. Además se llevó a Sofía. Solo podía resistir la respiración unos 3 minutos, pero no me costó mucho encontrar la entrada a la Atlántida.

Vuelve a la página anterior, y continua en "La Atlantida"

 

 

-Arriba-

Indiana Jones es una marca registrada de Paramount Pictures & LucasFilms Ltd.
IndianaJones.es no es Web Oficial. Es una web de Fans y para Fans
Comunidad Fan Española de Indiana Jones 2001-2012
www.IndianaJones.es